26 octubre 2011

Es mejor no tragar agonías mordiendo veneno...
Nadie tiene seguro de vida que cubra los sueños...
Aunque sé que en la calle de al lado se vuelven eternos
Aunque sé que en la calle esperanza, se alquilan consuelos...
A la corte del Rey Baltasar le he pedido un deseo...


No me gustan los días contados ni voy a contarlos...
que en la calle de los imposibles se envuelven milagros...
Nadie quiere morir ni siquiera quien quiere ir al cielo...
Le soplamos al tiempo en la tarta de los cumpleaños...
es por eso que a veces la vida se pasa volando...

Rosana Arbelo

1 comentario:

acróbata dijo...

La vida galopa en potro salvaje y nosotros vamos en burra vieja...

Abrazos.