28 diciembre 2011



Entre las cosas más sencillas y cotidianas

se esconden miles de gotas de felicidad,

abre las manos y

 deja que se te llenen de sueños.

1 comentario:

acróbata dijo...

Que cierto es esto que dices Quelita.

Besines para ti.